Alimentación y ciclo menstrual (Parte I)

Alimentación y ciclo menstrual (Parte I)

Como mujer he pasado por varias etapas con mi menstruación, cuando era adolescente la veía con rechazo y un poco de asco, luego la acepté pero seguía viéndola con asco.

Con el pasar del tiempo empecé a ver la menstruación de otra manera y no fue hasta que decidí ser madre cuando la vi como una bendición, signo de salud y de creación; el asco desapareció poco a poco. Y así, me he reconciliado con este proceso natural que forma parte de mi ciclo de vida.

“La regla es una de nuestras relaciones más duraderas”, Irene Aterido, Sexóloga y Coach Menstrual

La menstruación o la regla forma parte de la vida de las mujeres desde la adolescencia con la aparición de la menarquía, primer sangrado, hasta la menopausia, desaparición del sangrado.

Pasamos muchos años de nuestra vida en esta hermosa relación, pero quizás no sabemos cómo manejarla a partir de la comprensión de cada una de las etapas por las que pasa nuestro cuerpo durante el ciclo menstrual.

Y como en toda relación saber cómo nutrirla es parte del balance, la alimentación entra en juego como aliada para nutrirnos en todos los niveles del ser; e identificar las señales de nuestro cuerpo para darle respuesta a través de la comida o alimentación intuitiva.

Hablemos de alimentación intuitiva

Partiendo de este punto, quiero compartir contigo una entrevista que tuve la oportunidad de realizarle a Rosina Albano, Coach de Salud Holística, quien se dedica a ayudar a las mujeres a alcanzar el balance hormonal a través de una alimentación consciente y un estilo de vida en sintonía con sus ciclos femeninos.

“A lo largo del ciclo, tus hormonas oscilan bailando una hermosa danza que tiene como resultado ciertos síntomas físicos y emocionales”- Rosina Albano.

¿Qué significa para ti alimentarse intuitivamente? 

Nuestro cuerpo continuamente nos habla, nos da señales. Alimentarnos intuitivamente es escuchar esas señales, y responder a ellas dándole a nuestro cuerpo lo que realmente necesita, en el momento justo y de manera consciente. Por ejemplo, sentimos antojos de algo dulce, la idea es detenernos a entender porqué el cuerpo lo está pidiendo y satisfacerlo con alimentos que nos nutran y satisfagan de verdad. Se trata de observar si realmente tenemos hambre física, o si se trata de hambre emocional (aburrimiento, tristeza, miedo, falta de amor). Es comer cuando tenemos hambre y dejar de hacerlo cuando estamos satisfechas.

Danza hormonal…

¿Por qué es recomendable alimentarnos de acuerdo a cada fase de nuestro ciclo?

Las mujeres vivimos una danza hormonal cada mes. Las principales hormonas que intervienen en nuestro ciclo (estrógeno, progesterona, testosterona, FSH y LH) oscilan a distintos ritmos produciendo diferentes reacciones y procesos a nivel físico, mental y emocional, y es por eso que las mujeres no somos ni nos sentimos igual a lo largo de todo el mes.

La nutrición y el autocuidado tienen un impacto significativo en nuestro ciclo femenino.

Considerando esto, y dentro de la gran variedad de alimentos que existe en la naturaleza, hay algunos que son más o menos beneficiosos para la producción y metabolización de ciertas hormonas. Cuando existen desbalances hormonales, podemos aprovechar estos recursos y usarlos a nuestro favor para sanar o evitar enfermedades.

Cuéntanos ¿Cómo los alimentos podrían ayudar en la producción y metabolización de ciertas hormonas?

En la naturaleza existe una gran variedad de alimentos y cada uno de ellos contiene macro y micronutrientes con diferentes funciones que podemos aprovechar según nuestras necesidades. Este tema es muy amplio pero algunos ejemplos son:

  • Los fitoestrógenos pueden colaborar en el equilibrio de los estrógenos. Los encontramos en alimentos como la linaza, granada, manzana, hinojo, soya orgánica fermentada, almendras, etc.
  • Las verduras crucíferas tienen propiedades antiinflamatorias y desintoxicantes, promoviendo la eliminación de las hormonas ya metabolizadas.
  • El primer elemento precursor de las hormonas sexuales es el colesterol, por eso es tan importante consumir grasas de buena calidad.
  • Los alimentos ricos en calcio, magnesio y vitamina B6 promueven la producción de progesterona, hormona clave en nuestra fase premenstrual.

En la segunda parte de este artículo, estaremos hablando sobre la alimentación en cada una de las fases de nuestro ciclo menstrual. No te la pierdas y coméntanos abajo ¿te alimentas según las fases de tu ciclo menstrual? ¿sabías que esto existía?