Conoce 3 motivos que no te dejarán olvidarte de incluir la cúrcuma en tu día a día

Conoce  3 motivos que no te dejarán olvidarte de incluir la cúrcuma en tu día a día
¿Qué es exactamente la cúrcuma?

La cúrcuma (Curcuma longa) es una planta herbácea perenne de la familia del jengibre (Zingiberaceae).

La curcumina es el principal componente químico que hace de la cúrcuma una fuente de energía, ya que tiene altas concentraciones de antioxidantes. Sin embargo, al removerla de la raíz de la cúrcuma (y encapsularla en pastillas) no se absorbe tan fácilmente como el alimento entero en sí, a menos que se combine con otras hierbas para ayudar a la absorción. Por ello, lo ideal es utilizar la cúrcuma fresca (que parece una raíz de jengibre) rallada en sus platos y bebidas favoritas.

 

¿Cuál es mi forma favorita de usar la cúrcuma?

En el aceite esencial de doTerra. Lo llevo conmigo siempre y lo bebo como un elixir de salud intestinal casi todos los días.

 

¿Por qué deberías utilizar la cúrcuma?

Si buscas aliviar los dolores y molestias, reducir la inflamación y curar tu tracto digestivo, entonces la cúrcuma, esa especia de color amarillo brillante que le da al curry su color distintivo, es la solución. Es una especia súper poderosa que se ha utilizado durante más de 4000 años en la India (también se utiliza para teñir la túnica de los monjes, ¿genial, verdad?).

 

Aquí hay tres motivos por lo que deberías añadirla a tu rutina diaria:
  1. Antes de la aspirina, había cúrcuma. Ha sido utilizada por curanderos ayurvédicos (Ayurveda es el Antiguo Sistema Médico Indio) para reducir el dolor y la inflamación. Investigaciones han demostrado que la cúrcuma es tan efectiva como los medicamentos para reducir los dolores y las molestias.
  2. Es un poderoso antioxidante que ayuda a limpiar los radicales libres y previene el daño celular.
  3. Mejora la digestión de las grasas, ya que esta hierba estimula la producción de bilis. Además, sus propiedades antiinflamatorias ayudan a curar las afecciones digestivas inflamatorias, como el síndrome de Crohn y el malestar estomacal.

 

Receta de mi latte favorito hecho con cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma molida o 1 gota de aceite esencial de cúrcuma de doTerra
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/4 de leche de coco entera (marca Native Forest para una mejor consistencia) o leche de avena o de nuez
  • 1/2 de agua caliente de té Rooibos
  • 3/4 de pimienta de maíz para ayudar a la absorción
  • 1/2 cucharadita de miel cruda o gotas de stevia líquida de vainilla, una pizca de sal marina (opcional)

 

Preparación:

Agregue todos los polvos a una taza de té de 8 onzas. Vierta la leche de coco caliente y bata para mezclar, asegurándose de disolver los grumos. Agregue stevia líquida o miel. Vierta té o agua caliente sobre la mezcla. Batir con cuidado y disfrutar.

También puedes usar tu Magic Bullet para mezclar los ingredientes no calientes y luego calentar en una sartén sobre la estufa.

¿Te animas a probarlo? Me cuentas que te parece y de que otras maneras utilizas la cúrcuma en tu vida!

 

Leave a comment

Send a Comment