El yoga y las fases lunares

El yoga y las fases lunares

La luna es cíclica y nosotras también y cuando reconocemos estos ciclos en nosotras y comenzamos a comprenderlos y «adaptarlos» a nuestro ritmo de vida, según las energías del ciclo… la magia comienza.

Empiezas a entender todo, porqué te sientes como te sientes; porqué estás más lenta, menos creativa, más vital, más sociable y hasta porqué te provoca comer ciertas cosas que normalmente no comes.

De este tema te hablé en el artículo anterior «La luna es tu aliada en productividad», pero hoy te quiero hablar sobre cómo adaptar nuestra práctica de ejercicios, en específico del yoga, según las fases de la luna.

¡Ah, pero yo no practico yoga! No te preocupes, puedes adaptarlo a cualquier práctica deportiva que realices; así que toma papel y lápiz:

– Luna nueva: es la fase de la luna oscura, de introspección, de meditar e ir hacia adentro. De bajar el ritmo y contemplar a nuestro alrededor. De observar nuestros vacíos y empezar a intencionar qué nuevas cosas queremos para nuestra vida. En esta fase, nuestra flexibilidad y energía bajan. Además, nuestro ligamentos y articulaciones están menos hidratados. Entonces, es recomendable realizar prácticas suaves, sin muchas exigencias.

– Luna creciente: la luna comienza poco a poco a iluminarse. Comenzarás a sentirte más enérgica y jovial. Así que aprovecha para hacer una práctica más dinámica, creativa y atreverte a intentar nuevas posturas o estilos.

– Luna llena: estamos radiantes, iluminadas y llenas de energía. A algunas mujeres la luna llena las pone súper activas y a otras les baja la energía. Lo que si nos pasa a todas es que estamos más sensibles, emocionales y hasta dispersas, desconcentradas. También ganamos flexibilidad en nuestro cuerpo. Entonces, haz una práctica suave, cuidando con tu energía no te haga exigirte de más y lesionarte. Toma mucha agua. En algunas escuelas de yoga, no practican ese día y recomiendan realizar meditaciones, cantos de mantras o escritura.

– Luna menguante: es la fase ideal para depurar, limpiar toxinas, hacer dietas, soltar cargas… Así que puedes aprovechar para hacer una práctica para limpiar tu cuerpo con pranayamas de depuración, limpieza y purificación (física y mental), cuidar tu alimentación, hacer dietas detox que acompañen tu práctica, etc… y posturas de torsiones.

Recuerda que cada fase lunar dura aproximadamente 7 días, pero la energía de esa luna está en su máximo esplendor los 3 primeros días.

Comienza a hacer tu agenda lunar con tus ciclos productivos y tus días de práctica para que vivas en armonía con tu energía vital y lunar.

Pruébalo y luego me cuentas cómo te fue.