Floreciendo entre miedos

Floreciendo entre miedos

Los comienzos pueden ser intimidantes, sin duda retadores y llenos de sorpresas.

Los cambios son de las cosas que más deseamos o buscamos durante nuestra vida, también son las que más miedo nos dan. Ese sentimiento de incertidumbre, de no saber qué pasará, cómo lo hará, o si va a resultar como esperamos, puede ser agobiante y hasta paralizador.

Dicho esto, ¿qué nos mueve? ¿Qué nos impulsa a enfrentar esos sentimientos y seguir adelante con ellos en el camino?

La voluntad es un poder maravilloso que todos tenemos y que es usualmente ignorado. La motivación por lograr nuestra meta, proyecto o sueño, es clave para mantener encendido ese poder. En primera instancia, nos refleja lo que queremos y hacia dónde vamos. Asimismo, nos enfoca para no distraernos, ni decaer ante los obstáculos. Estos siempre estarán presentes, porque forman parte de los procesos de aprendizaje, crecimiento y maduración.

Con todas estas preguntas y variables comienza mi historia, y quizás la tuya también.

Hace casi un año y medio, tomé la decisión de cambiar mis hábitos alimenticios por razones de salud que, en su momento, me asustaron. Poco sabía yo que mi iniciativa vendría acompañada de una transformación profunda, la cual traería luz a las cosas que tenía tanto tiempo ignorando.

No solo recuperé mi salud, sino que despertó algo en mí que no conocía: una fuerza proveniente de la paz que nunca había sentido. Esa limpieza y orden nuevo permitieron que mis sentidos se activaran realmente, trayéndome claridad mental, espiritual, emocional y física.

He crecido y aprendido mucho en el camino. Las ganas de difundirlo y —con suerte— contagiarlo me llevan a compartir con todas ustedes mis experiencias, tips de nutrición y cocina, recetas, reflexiones y muchos temas interesantes que pueden ayudar cuando se buscan cambios significantes en el estilo de vida.

Me despido, por ahora, asegurándote que sí es posible. Hay solución, hay una mejor forma de vivir y llevar los momentos no tan buenos y toda esa fuerza está dentro de ti. Siempre lo ha estado. Tan solo debes aprender a sentirla, potenciarla y usarla a tu favor.

Te mando un acogedor y agradecido abrazo.

Leave a comment

Send a Comment