Mamá Unicornio

Mamá Unicornio

En este mundo tan amplio y maravilloso de la maternidad me he encontrado con muchos tipos de nombres que usualmente las madres usan para catalogarse entre ellas: la mamá gallina, la mamá helicóptero, la sobreprotectora, la absorbente, la tóxica, la perfeccionista, la permítelo todo, entre otros. 

 

Así nos hemos ganado nombres por la manera en que criamos a nuestros hijos, como si existiera un manual para ello, una manera específica y correcta de enseñar a nuestro pequeño ser humano a andar por el mundo. He conocido muchas de estas mamás en el par de años cumpliendo mi rol como tal. Sin embargo, no había logrado identificarme con ninguna hasta que conocí a la Mamá Unicornio.

 

Y entonces, ¿quién es la Mamá Unicornio? 


 

  • Una mamá que no le importa lo que digan de su crianza: Si yo le doy comida orgánica a mi hijo, no le doy azúcares ni harinas procesadas, y no me gusta que coma comida chatarra, ¿en qué te afecta eso a ti? La crianza viene del instinto y este se desarrolla en cada madre a su manera. No hay un estilo de crianza perfecto. Hazlo a tu modo y ponle silenciador a las voces de las mamás “expertas” en criticar todo. 

 

  • Que está orgullosa de su cesárea: La única diferencia entre la cesárea y el parto natural es que la vagina de la mamá a la que le hicieron cesárea queda intacta. Parir natural no te hace más madre. La cicatriza de la cesárea es el más hermoso recuerdo del día en que te convertiste en madre.

 

  • Que odió amamantar y no le da pena decirlo: La lactancia es dura y, por cierto, es una opción. Si no se te da el tema de amamantar, entonces no lo hagas. Tu hijo no va a ser el primer ni el último niño alimentado con fórmula y créeme que va a estar bien. 

 

  • Que disfruta del tiempo que pasa a solas tanto como del tiempo que pasa con sus hijos: Todas las mamás necesitamos un break de la casa y de los hijos. Eso no quiere decir que los ames menos. En realidad, quiere decir que sabes encargarte de ti, de tu salud mental y para ellos necesitas momentos a solas.

 

  • Que no tiene miedo a ser juzgada y no juzga a otras mamás: “Lo que es normal para la araña, es caos para la mosca”. Todas las familias son diferentes y lo que le funciona a una, quizás no sea la mejor opción para la otra. Si no te gustan mis opciones de crianza, no las apliques. 

 

  • Que sabe que no es perfecta y está feliz con eso: Ser madre es el único título que se otorga primero y luego se comienza la práctica y el estudio. Mi hijo y yo nos graduamos el mismo día, él de hijo y yo de madre, así que vamos cometiendo errores y aprendiendo en el camino. 

 

  • Que sabe que la maternidad no siempre es felicidad y no tiene miedo de decirlo: Hay días buenos y días malos. La maternidad es una montaña rusa: sube las manos y disfruta el paseo. Puede que en algún momento vomites, pero la adrenalina vale la pena.

 

  • Que algunas veces siente culpa por perderse momentos en la vida de sus hijos por culpa del trabajo, pero sabe que ella también merece realizar sus sueños: Si decidiste trabajar porque te gusta, sabes que habrá momentos en los que quizás no estarás ahí para tus hijos, pero tranquila, la tecnología se inventó para usarla. Hoy en día tenemos Facetime, Skype, Whatsapp video y muchas otras formas de mantenernos en contacto con nuestras familias. ¡Aprovéchalas!

 

  • Que no se siente mal por tomarse una noche a solas con su pareja: Recuerda siempre que los hijos son del mundo. Crecen y se van de casa, así como lo hiciste tú. Cuida a tu pareja, pasen tiempo a solas, planeen salidas románticas donde no se hable toda la noche de pañales o de las malas calificaciones de Juanito. Dense tiempo para recordar quiénes eran antes de ser padres y revivan esos hermosos momentos juntos, hagan planes de futuro o simplemente vivan ese momento en el presente donde solo son ustedes dos. Cuando los hijos se van, tu pareja es la que va a terminar de vivir la vida a tu lado hasta viejitos. 

 

  • Que disfruta de una buena copa de vino (o dos, o tres): Do i need to say more?

 

  • Que algunas veces pierde la paciencia y grita, pero sabe que eso no quiere decir que ame menos a sus hijos que otras mamás: El autocontrol tiene un límite. Si pierdes los papeles, no pasa nada. Siempre podemos respirar profundo y volver a intentarlo. 

 

  • Que le sonríe a la mamá del niño que está montando el mega show en el mall: Y hasta le da una mano buscándole el zapato que voló a 100 metros cuando el niño comenzó el berrinche. 

 

  • Que levanta a su hijo cuando se cae, le quita la tierra y le dice “sigue jugando”: No al incentivo del drama. Sana, sana, colita de rana, si no sana hoy, sanará mañana. Si se cortó y hay sangre, un poquito de Neosporín para que no se infecte y ¡que siga corriendo! 

 

  • Que pasa medio día un sábado en una peluquería sin remordimiento y sale ¡fabulosa!: La maternidad nos cambia mucho. Cuídate. Si es hacerte las uñas o el cabello, entonces hazlo. Es necesario que te sientas bien contigo misma y, si eso te hace feliz, tómate tiempo para hacerlo sin remordimientos.

 

  • Que cuenta sus anécdotas y metidas de pata con sus hijos entre carcajadas y sin pena: Como cuando mi hijo se cayó de la cama. A todas nos ha pasado, ¿no?

 

  • Que no tiene miedo de ser ella misma delante de otras mamás: Si decirle que no a tu hijo te hace la mamá rara, entonces siéntete orgullosa de serlo. Tu tribu te va a aceptar tal cual eres, con toda tu rareza. 

 

  • Que no esconde cuando esta triste y pide ayuda cuando la necesita: Es importante saber que la maternidad no se vive a solas. Si no hay pareja, hay padres. Si no hay padres, hay hermanas. Si no hay hermanas, hay primas. Si no hay primas, hay amigas. Si no hay amigas, hay vecinos. Siempre hay alguien dispuesto a ayudar cuando lo necesitamos. Acepta la ayuda. Ser súper mamá es agotador y ya pasó de moda.

 

La mamá unicornio es la mamá que se atreve a ser feliz, llevando su maternidad a su manera. Ella existe dentro de cada una de nosotras, así que piérdele miedo al que dirán para que comiences a vivir una maternidad única y a tu manera, así como un unicornio.

Leave a comment

2 Comments

Send a Comment