Reencuentro con tu energía: 3 pasos para lograrlo

Reencuentro con tu energía: 3 pasos para lograrlo

¿Eres de las que está cansada todo el día?, ¿irritada, con sueño y con poca energía?, entonces, esto es para ti; Conoce porqué baja tu energía y aprende qué hacer para que logres reencontrarte nuevamente con ella.

 

No estás sola, muchas hemos pasado por esto

La baja energía, fatiga, cansancio diario es una condición frecuente, cuando llega a ser muy grave y por largo tiempo se llega a definir como síndrome de fatiga crónica. Cualquiera de nosotras estamos en riesgo de presentarla, o vamos en camino a tenerla sino prestamos atención a estas 3 razones:

 

3 razones por las que esto ocurre:

 

3 razones bienestar

 

 

HÁBITOS INADECUADOS A LOS QUE SEGURAMENTE TE HAS ADAPTADO:

 

hábitos_inadecuados

Más trabajo, menos sueño:

 

Pedirle a tu cuerpo que trabaje por más de 10 a 12 horas diarias, dormir unas 4 a 6 horas y dormir pasadas las 12 am, es la fórmula perfecta para estar cansada todo el día y sin energía; Si a esto le adicionamos que durante esas horas de trabajo y “de descanso” tienes el hábito de estar ante la luz del celular, televisor y/o computadora, esos niveles de energía disminuirán mucho más.

Según la Fundación de Educación para la Salud del Hospital Clínico San Carlos, España, un 32% de las personas se despierta con la sensación de no haber tenido un sueño reparador y un 35% refiere cansancio durante el día. En un estudio realizado por Docentes de la Universidad de San Marco (Lima) se encontró que el 74% de los encuestados presentaba una mala calidad de sueño y, en similar proporción, una deficiente higiene del sueño, también se encontró que el 38% sufría de somnolencia diurna.  Esto mismo lo he podido evidenciar en mis consultas, ya que 8 de cada 10 pacientes me indican una sensación de cansancio permanente y poca energía, e incluso es el motivo por el cual asisten a las citas.

 

El no dormir cambia tus hormonas: Tener de 4 a 6 horas de sueño a lo largo de una semana produce el mismo efecto energético y cognitivo que el no dormir por 24 a 48 horas seguidas; además, la luz de la computadora, tv y celulares genera fatiga visual, sumando que genera una cierta supresión crónica de sueño en la mayoría de la población. Esa luz limita en un 22% la producción de melatonina, hormona reguladora de nuestro sueño; pasada las 12 pm esta hormona ya no está en su punto máximo para que tengas un sueño profundo y reparador. “El sueño de calidad se inicia aproximadamente dos horas tras el comienzo de la producción de melatonina, que ocurre entre las 9:00 y 10:30 pm”- revista Española de Neurología.  

 

Entonces tú que me lees, duerme 7 a 8 horas diarias, duerme antes de las 10:30 pm y apaga el televisor antes de hacerlo.

 

Comer y acostarse:

Típico que llegas a casa, comes lo que encuentras y directo a la cama, lo haces pasada las 9:00 – 10:00 pm y vas a dormir; si es así, déjame decirte que tu energía se irá por un acantilado.

Primero, tu cuerpo está diseñado para metabolizar de manera óptima los alimentos durante el día, ya al llegar la noche tus hormonas, en especial el cortisol, baja; esto ocurre gracias al llamado ciclo circadiano, ritmo biológico del cuerpo.  Aunado a esto, si llegas a comer 9:00 o 10:00 pm, lo ideal es esperar un lapso de tiempo para ir a la cama ya que tu cuerpo luego de comer se dedicará a la digestión; si te acuestas de una vez tu sistema digestivo sufrirá de acidez, reflujo, mala digestión; tu sueño se altera porque el cuerpo prioriza entre digerir y no dormir. Además, el comer tarde y pesado, hará que tu hígado trabaje durante toda la noche, la energía se dedica a esto y no a tu sueño profundo.  

 

Así que amiga mía, come temprano, espera y luego ve a la cama.

 

Dieta de alimentos ultra procesados:

El consumo de alimentos altos en grasas trans, altos en azúcares, y excesivamente altos en carbohidratos demanda mucho más trabajo para tu cuerpo, si lo haces las 24 horas al día y los 7 días a la semana, estas lleno de ladrones de energía y adiós sueño profundo.

Solucionemos esto, baja la cantidad y frecuencia del consumo de alimentos procesados. Trabaja para que en un futuro no tengas que consumirlos con tanta frecuencia.

 

INADECUADA ALIMENTACIÓN:

 

  • Comes para sentirte llena y no para darle nutrición a tu cuerpo: Si comes solo con el afán de sentir saciedad y no te fijas en los nutrientes que tiene  ese alimentos entonces no pretendas tener energía.

 

Los alimentos procesados no solo son ladrones energéticos sino también una bomba fulminante, cuando ellos entran a nuestro cuerpo, se crea un campo de batalla, se inflama tu intestino, convirtiéndose en intestino permeable, es decir un intestino agujereado por donde entran microorganismos patógenos, toxinas y/o alimentos mal digeridos al interior del cuerpo, provocando respuestas inmunológicas como diabetes, exceso de grasa corporal, hipotiroidismo, artritis, etc. y además de todo esto, CANSANCIO

Si nuestro cuerpo no está desintoxicándose adecuadamente, esas toxinas permanecerán allí.  Naturalmente podemos eliminar todas las toxinas que entran, pero han sido tantos años haciéndole daño al cuerpo, tantos alimentos no tan sanos consumidos, que se han afectado los órganos desintoxicantes: hígado, riñón e intestino, haciendo que cada vez sea más difícil expulsar esas toxinas.

Solución: “desintoxiquémonos con una dieta especial que, al realizarla por un periodo de tiempo, te ayudará a limpiar tu intestino y ayudará a tu hígado y riñón a trabajar 100%”.  Evita la comida proinflamatoria y en su lugar rellena tu plato con alimentos que tu cuerpo necesita: verduras, especialmente lo que son brócoli, acelgas, espinacas, coles, coliflor; proteínas: pescados, carnes blancas y rojas de buena calidad; aceites ricos en omega 3 como semillas de chía, linaza, aceite de oliva, pescados azules entre otros; no dejes de incluir cúrcuma y evitar alimentos que a ti no te generen reacciones como alergia, intolerancias o sensibilidades alimentarias.

 

 

Deficiencia de suplementos específicos:

 

Cuando de suplementación se habla, siempre será necesario aclararte que depende de tus necesidades propias, aquí te hablamos en líneas generales:

A veces la alimentación no es suficiente para nuestro cuerpo por todos los aspectos que te he contado. Aun cuando te alimentes si no te nutres correctamente, tu cuerpo presentará deficiencias nutricionales. Varios protocolos son los que debemos seguir, pero específicamente para aumentar tu energía yo te recomiendo:

  • Coenzima Q10, antioxidante: Para tener energía necesitamos producir ATP. Eso lo obtenemos de los hidratos de carbono y las grasas gracias a la conversión que hace este antioxidante. ¿Por qué debemos suplementar?, porque se disminuye en el cuerpo humano con la edad, también puede disminuir por el estrés, por la presencia de ciertas enfermedades: intolerancias o sensibilidades alimentarias, intestino permeable, enfermedades autoinmunes o por el tratamiento con algunos medicamentos como las estatinas, medicamento para bajar el colesterol.  

 

Si tienes estas condiciones: intestino inflamado, reacción ante alimentos, estrés, cortisol elevado, mala alimentación, tu coenzima Q10 seguramente esta disminuida, y tu energía se mantendrá igual.

 

  • Glutatión, conocido como el «antioxidante maestro»: el glutatión ayuda a proteger las células contra el daño oxidativo, es un desintoxicante natural, no tiene que ver directamente con la producción de energía, pero si con la eliminación de toxinas que están bloqueando esta producción. Además, se encarga de dar soporte al sistema inmunológico para que combata ante infecciones o reacciones inmunológicas y por otro lado, le da soporte a la hemoglobina, proteína necesaria para el transporte del oxígeno por nuestro cuerpo. 

 

Bajo glutatión, mayor riesgo de baja hemoglobina, mayor riesgo de anemia, más cansancio.  

 

  • Vitaminas del complejo B: especialmente B12 en forma de Methylcobalamina, esta vitamina la recomiendo incluir por múltiples razones, entre ellas desintoxicar el metabolismo de grasas y carbohidratos, fortalecer el sistema inmune, esencial para la hemoglobina, entre otros. B2 riboflavina y B5 ácido pantoténico ayudan a liberar energía de los alimentos entre otras funciones.

 

Asegúrate de ir paso a paso con lo que te he indicado para luego considerar la suplementación, antes de iniciarla consúltalo.

 

En conclusión, si quieres reencontrar tu energía sigue esos 3 pasos: mejorar hábitos, mejorar alimentación y suplementación, de ser necesario.

 

 

Referencias:

  1. Jurado. Sueño saludable: evidencias y guías de actuación. Documento oficial de la Sociedad Española de Sueño. Revista de Neurología. España 2016. Disponible en: http://ses.org.es/docs/rev-neurologia2016.pdf
  2. morales. El sueño, transtornos y consecuencias. Lima 2009. Disponible en: http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1728-59172009000100001

The American Acedemy Sleep. Cómo dormir mejor. 2012. Disponible en: https://aasm.org/resources/pdf/spanishbrochures/howtosleepbetter.pdf

  1. Gonzales. La alimentación y el sueño. Estrategias nutricionales para evitar el insomnio. España 2007. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-la-alimentacion-el-sueno-estrategias-13099400
  2. Bolaños. Alimentación y riesgo de enfermar. España. 2011.Disponible en: http://www.tcasevilla.com/archivos/alimentacion_y_riesgo_de_enfermar.pdf
  3. Alonso. Coenzima Q10: fuente de energía. España 2018. Disponible en: http://elfarmaceutico.es/index.php/la-revista/secciones-de-la-revista-el-farmaceutico/item/9019-coenzima-q10-fuente-de-energia#.XOcT0IgzbIU

Linus Pauling Institute.C oenzima Q10. Oregon University. 2018. Disponible en: http://lpi.oregonstate.edu/mic/dietary-factors/coenzyme-Q10/

Centro Nacional de Información de biotecnología. Glutatión Transferasa. 2005. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15822171

Centro Nacional de Información de biotecnología. Glutatión. EEUU. 2014. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4684116/

National Institutes of Health. Suplementos dietéticos para mejorar el ejercic1io y el rendimiento físico. 2017. Disponible en: https://ods.od.nih.gov/pdf/factsheets/ExercisePerformance-DatosEnEspanol.pdf

 

La tecnología nos causa insomnio,  BBC Mundo

 

Revista de Neurología, Sueño saludable, Vol. 63, Supl. 2, Octubre 2016. ISSN 0210-0010. Disponible en: www.neurologia.com.

Leave a comment

Send a Comment